top of page

Miedo, Ansiedad, pánico y angustia: ¿Cómo se qué tengo?


Una parte importante de nuestra salud mental es saber nombrar nuestras emociones, esto es debido a que es a través de la palabra que transmitimos gran parte de nuestros sentimientos.


Vamos a comenzar a diferenciar ansiedad, ataques de pánico y angustia, el objetivo es identificar con mayor claridad que describe nuestra sintomatología. Por otra parte, considera que la ansiedad en un inicio no es mala ni patológica, tampoco lo es el miedo, son emociones que muchas veces nos ayudan a conservarnos y protegernos, el problema es cuando llegan en exceso o nos exceden, es decir nos hacen perder el control como en el ataque de pánico.


El miedo es la emoción más relevante que poseemos, nos alerta, frene a peligros y amenazas garantizando nuestra supervivencia, responde en milésimas de segundo y tenerlo es sano, nos salva literalmente la vida activando reacciones fisiológicas como aumento de ritmo cardiaco, adrenalina, entre otros. Otra parte fundamental del miedo es que tiene un objeto, es decir, le tenemos miedo a "algo en específico", a la oscuridad, a las arañas, a subirse a un avión, a ciertos lugares, personas, etc. y se activa bajo acción, reacción sin pasar por un proceso psíquico superior.


La ansiedad, por su parte, es una reacción fisiológica que se expresa de una manera diferente al miedo y es más compleja, aparecen estados afectivos desagradables, aprensión, pensamientos intrusivos, rumiación mental que se activan autonómicamente y muchas veces su activación es inconsciente, sentimos ansiedad no por lo que creemos que tenemos ansiedad sino por algo que se oculta detrás de la misma, "un conflicto". De ahí su función evitativa.


Recordemos que la mente es como un iceberg, flota con un 70% de su volumen sobre el agua y bajo los actos que realizamos y síntomas que padecemos, hay conflictos mentales, satisfacciones inconclusas, miedos injustificados y traumas enquistados.


Podemos identificar tres tipos de ansiedad:

1. Ansiedad realista: Similar al miedo, esta surge como reacción a un hecho concreto, objetivo y ante todo real.

2. Ansiedad neurótica: Surge a partir de la anticipación de hechos o circunstancias, serían estados mentales en conflicto que nos quitarían la oportunidad de ser felices, de permitir que nuestro “yo” se muestre de forma libre y auténtica.